Sunday, June 07, 2009

CONCIERTO: Metallica, 06/Jun/09, Foro Sol

Las puertas, se dice, abrieron desde las 2 de la tarde y ya para las aproximadamente 6 que llegué al recinto, se veía la gente, revendedores y puesteros que ofrecían desde lo tradicional como camisetas no solo de portadas sino diseños viejos de Pushead hasta bufandas como si Metallica fuera a jugar contra el River Plate.

Neta, me perdí deliberadamente a Resorte, preferí vagar un rato en vez de ya encerrarme en mi lugar para escuchar "Rack rack rack puro rack puro" o "America America America..."; un rato después ya me fuí a mi lugar y ya había empezado Avenged Sevenfold, que normalmente me caga, y con esta presentación no cambió mi apreciación por ellos, ya que no se entendía nada el sonido donde yo estaba; los platillos solo se escuchaban si no habían guitarras, y estas nada más se oían a "chuga chuga" indistinguible, con el ocasional "WAhiura!!" de los solos y/o armonías; la voz se distinguía cuando hacía sus disque gritos de "WA-WA-WAOHHH!!!", pero el vocal estaba sentidito con la gente, diciéndoles que se aguanten porque todavía faltaba para que Metallica saliera. Ni me fueron ni me vinieron, pero si pensé un poco acerca de los comentarios que hacía Dave Mustaine, cuando aún estaba en la banda, acerca de matar a las bandas que se ponen rimel y se dicen ser metal.


Después de un rato de espera en el que un helicóptero rojo rondaba el Foro Sol (y mis preocupaciones del sonido fueron calladas con la prueba de los instrumentos), las luces se apagaron para dar paso al sonido de "The Ecstasy Of Gold" de Ennio Morricone, con la escena del
Bueno, El Malo y El Feo que acompaña a la pieza proyectada en las pantallas laterales del escenario; para cuando terminó, Metallica comenzó con "Creeping Death", cambiando el preconcepto de setlists anteriores, tan cercanos como la tocada del Jueves aquí mismo, en los que comenzaban y se basaban más en Death Magnetic; el público parecía en secciones confundida y en otras extasiada; al terminar, Robert Trujillo hizo un pequeño solo de bajo para darles chance y soltarse con "For Whom The Bell Tolls", la gente un poco más prendida; para sorpresa de casi todos, la siguiente rola fue "Ride The Lightning", haciendo tres seguidas del disco que toma su título de esta última, con los headbangueros emocionados.

Aún estando en la época dorada de Metallica, continuaron con "Disposable Heroes", demostrando velocidad y pesadez a rabiar, la banda sonando como si el álbum negro nunca hubiera pasado hasta ese momento en el show; al terminar, el tema de la guerra continuó al escucharse disparos en el P.A. y, con flamas propagándose en columnas sobre el escenario, dió inició "One", un tema muy bien recibido por la raza, coreando en la primera parte y con mucho desmadre al final, Lars sacando la lengua al tocar ya varias rolas con beats rápidos. Para dar inicio a la siguiente rola, James Hetfield hizo referencia a la familia extensa de Metallica, refiriéndose a los fans, por lo que dedicó la siguiente, la cuál la verdad no conocía y hasta hoy me enteré que era "Broken, Beat and Scarred" del Death Crapnetic, estuvo pasadera la verdad.

Ya con esa canción terminada, y ahora si situados en la época más nueva de la banda, James retó al público a cantar más alto que el P.A., entonando las primeras líneas de "The Memory Remains", con la gente coreando ampliamente;
Reload se me hace de sus peores discos, pero le tengo un lugarcito a esta rola, explora ondas vocales que nunca habían hecho y, mejor aún, tiene la participación de Marianne Faithful, quién canaliza el espíritu de Nico, oyéndose muy chingona; para el concierto, la Sra. Faithful no participó, obviamente, lo que dejó al público que cantara los "DAArarara-rara / DAra-raara"s, cada vez más fuertes hasta oscurecer la guitarra de Kirk Hammett, y ya para cuando Metallica dejó al público a seguir cantando a cappella, el sonido era fuerte, pero la gente insistió a cantar para la alegría de los integrantes de la banda, hasta que James agradeció a todos. Para seguir con todos coreando, Hetfield comenzó a cantar el coro de la rola que continuara solo, con la raza siguiéndolo fuerte y claro, dándole inicio a "Sad But True".

En este momento le dieron chance a Kirk a echarse un solo pequeño, saliendo los demás de la banda, el cuál comenzó interpretando el riff de "The Sails Of Charon" de los Scorpions, un toque excelente y emocionante para mí porque me late mucho esa rola, para siguir con su cover de "Turn The Page", rola de Bob Seeger en la que cuenta el desgaste de la vida de la banda en una gira, como tienes que jugar a ser estrella y como duelen los oidos de tanto tocar, la cuál se me hizo un poco fuera de lugar; los miembros de Metallica se notaban contentos y entusiasmados en tocar, y le daban todo al público, ¿Por qué cantar sobre que sea un pesar tocar en vivo? Estuvo bien la rola y a la gente le gustó y todo, pero a mi se me hizo que no tenía que estar haciendo en el set y sentía que una rola como "Whiplash" hubiera estado mejor, hablando de la emoción y dedicación de la banda y los fans. Siguieron con un par de sencillos de Death Crapnetic, el mejorsito siendo "All Nightmare Long"; no dejo de pensar que "The Day That Never Comes" es como que quisieron reescribir "One" pero ya no tan chingona; me senté durante esas rolas, la verdad.

De hecho, lo que no me gusta del Death Magnetic es que escribieron un montón de riffs, muchos muy buenos, pero no le dieron tanto empeño a la composición y arreglos como lo hacían en el pasado, cuando vestían a las rolas con música tan bien compuesta que es lo que los llevaba más allá, es lo que hace que las rolas del Master Of Puppets se sigan oyendo como todo lo que podía ser y nada más, y como nada entonces o ahora. Pero eso no importa en el concierto, solo cuando se sacan su nuevo material.

Para muchos el punto más alto del concierto por sus reacciones, siguieron con "Master Of Puppets", la gente coreando lo más que se supieran alrededor del Foro; en la parte tranquila con la parte de guitarras armonizadas, hubo gente atrás que quizo hacer la mamada esa que hacen con Iron Maiden de cantarla, pero no se escucharon tanto; también hubo círculos de slam que en esta parte se abrazaron y brincaron para después soltarse otra vez a los madrazos; la risa de James al final de la rola fue la proverbial cereza. La banda luego salió y unos acordes de guitarra acústica conocidos se hicieron escuchar, después de un leve fade-in de distorsión que siguieron la grabación de estos acordes, pareciera que le pusieron "stop" al cd y ahora si Metallica se soltó con el riff principal de "Fight Fire With Fire", la cuál había sido hace diez años en el mismo recinto la rola sorpresa para tantos. Después del segundo coro, hicieron una pequeña pausa para que James hablara con el público y luego siguiendo con la rola, terminó con el sonido de la caida de una bomba, como en el disco, y flamas saliendo del escenario; el grupo comenzó a bajar el volumen, y Kirk tocó otro pequeño solo para seguir con el arpeggio de "Nothing Else Matters", canción que logró su cometido de ser tranquila y contemplativa, aunque la gente coreó; para el final del solo, Kirk continuó pegándole a las notas para hacer feedback y James se encontraba en el suelo de rodillas, igual dejando que las cuerdas sonaran solas, la cámara enfocándo su mano cuando modeló su plumilla de la gira, blanca con el ataud del Death Magnetic, y el logo de la banda del otro lado (la pantalla de atrás de ellos, básicamente un widescreen monstruoso, tomaba muchas tomas algo artísticas*, como el tatuaje del cuello de James o los parches de batería de tarola de Lars, impresos con la leyenda "Metal Up Your Ass"), para que en corto comenzara a tocar el riff principal de "Enter Sandman" con toda la gente volviéndose loca, y cuando ya la rola entrara en firme, se dispararon fuegos artificiales en todo el rededor del Foro. El público cantó y echó slam hasta el final de la rola; cuando pasa la parte en que se reanuda el riff para ya ir al final, de nuevo se dispararon fuegos artificales; al terminar se despidieron, extrañamente Kirk hacía un movimiento de mano como de Miss Universo*.

Regresaron para el encore, con James (quién salió portando un chaleco negro) diciendo que iban a tocar unos covers, cuando comenzaron "The Prince" de Diamond Head, banda que ha sido influencia imprecindible de ellos, aunque me gustan más sus covers (o chance se me hacen mejores canciones de Diamond Head en general) de "Am I Evil?" y "Helpless" pero la tocaron chido; al terminar comenzaron a tocar "No Remorse", la cuál se me hizo excelente decisión, solo que pasaron del segundo coro directo a la parte rápida de la rola con la que se despidieron de nuevo pero no dejaron el escenario, Lars preguntó si querían una más y la gente gritaba en coro "NO!", por lo que preguntó con los dedos si dos más, pero obtuvo la misma respuesta, así siguió y jugaba a estar temerozo de la respuesta brincando para atrás, hasta que dijo "10", diciéndole a Kirk que diez, pero James dijo que tocarían una rola más con la condición de que dieramos toda nuestra energía, una rola de solo tres palabras, "Seek & Destroy"; la gente coreó con gusto y echó harto desmadre en la parte del solo rápida. Ya al terminar, se despidieron pero permanecieron bastante en el escenario mientras la gente los ovacionaba, luego de que tiraran plumillas y baquetas, para que al final cada uno se dirijiera al público por separado e hicieron una reverencia para irse definitivamente.


No soy fan de los conciertos masivos, y pocas bandas se logran adaptar a este formato y sonar justo en casa así como con la misma intensidad y motivación que cuando tocaban lugares más pequeños, Metallica probó que son capaces de eso y que, cuando quieren, siguen siendo LA banda del metal (claro, siempre atrás de papá Black Sabbath). Ya sin pensar en los juicios, los cambios de alineación, los videojuegos, los documentales, el seguimiento de modas o los cortes de cabellos, Metallica dió todo lo que los hace buenos: riffs pesados, baterías rápidas y coros para gritarse, así como fuera en el Palacio De Los Deportes en el '93, en la gira Damaged Justice, en la gira Damaged Inc, en las Seven Dates Of Hell o cada tantos días a principios de los 80 en el Stone de San Francisco.



*Comentario que tomé prestado.

2 comments:

Carlotto said...

Excelente reseña, pero ninguna mención sobre las chichis pa la banda? jajajaja

Marcos Hassan said...

Gracias Carlotto!

Pues donde yo me encontraba posado, estuvo un doppelganger de Rigo Tovar que le gritaron "Chichis!! Chichis!!" y si cumplió, jajajajaja. Ya iba por el pantalón pero la banda lo detuvo antes que pudiera quitarse todo.